top of page

Cantata Nuestra Madre Grande fue estrenada en Santiago


Cantata Nuestra Madre Grande

La obra se presentó en la USACH y este viernes lo hará en el Museo de la Memoria. Estos conciertos cuentan con el apoyo de la Seremi de las Culturas de Magallanes.

La obra magallánica "Cantata Nuestra Madre Grande", que nació en medio del cautiverio durante la dictadura militar ocurrida en nuestro país, se estrenó este miércoles en el Teatro Aula Magna de la Universidad de Santiago de Chile (USACH).


La pieza poética musical, que llegó hasta la región Metropolitana gracias al apoyo de la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, fue interpretada por el coro sinfónico de la USACH, dirigido por Andrés Bahamondes, más los relatos de Jeannette Antonín, voz del elenco original.


Expresos políticos y familiares, representantes de agrupaciones de Derechos Humanos, estudiantes de la casa de estudios, invitados especiales, docentes y público en general, asistieron a la gala musical que incluyó un conversatorio en el que se ahondó acerca del proceso de creación e inspiración que motivó a los autores Manuel Rodríguez, Fernando Lanfranco y Marco Antonio Barticevic. En este espacio de diálogo intervino Lanfranco, el único de los cocreadores que estuvo presente en el concierto.


“Es un desafío muy grande, pero nos hemos encontrado con una muy buena recepción, respecto a traer la Cantata a Santiago y prepararla como corresponde. Siendo la Cantata creada en Magallanes en el contexto de la dictadura, del campo de concentración de Isla Dawson, nos hemos propuesto visibilizar todo eso y a Magallanes, la cultura de la región en Santiago”, sostuvo Lanfranco, quien compartió con los expresos políticos sobrevivientes Ruth Vuskovic, Fernando Lanfranco, Baldovino Gómez, Héctor Avilés, Sergio Urrutia, Alejandro Domic, Leandro Lanfranco, Jeannette Antonín, Fernando Vargas, Claudio Mardones, Hernán Cárcamo y Miguel Lawner, que asistieron al evento.


La Canta Nuestra Madre Grande, estrenada en septiembre del año pasado en Punta Arenas al cumplirse 50 años del golpe de Estado, fue creada por los tres jóvenes presos políticos en isla Dawson, mientras permanecieron en cautiverio en el inicio de la dictadura cívico militar ocurrida en Chile, a partir de 1973.



Este proyecto, que se sitúa en el ámbito del rescate de la memoria histórica y de la formación del patrimonio cultural de Magallanes y de la Patagonia, tuvo su origen en las barracas de los presos políticos magallánicos del campo de concentración de Río Chico, en Isla Dawson; en los trabajos forzados y el trato vejatorio y abusivo; en la solidaridad permanente entre los prisioneros, en la necesidad de hacer arte en medio de tanta adversidad. 


Este proceso duró un par de años, y consideró otros lugares como los regimientos Cochrane y Pudeto, y la Cárcel Pública de Punta Arenas. Recintos donde estuvieron confinados los tres autores, antes de partir al exilio. Los textos fueron salvados gracias a la colaboración de familiares y amigos, que sacaron los escritos y partituras de los centros de detención y tortura.


La Cantata Nuestra Madre Grande toma elementos de géneros como la cueca, la refalosa, la zamba y la guajira. Junto al Coro, actuaron tres solistas y un ensamble de guitarra, tiple, charango, tres cubano, zampoña, quena, bajo y percusión.


“Pusimos en escena esta obra que ya se había estrenado el año pasado en Punta Arenas y quisimos ser parte de este montaje, porque nos parece que resignifica el tema de los Derechos Humanos y resignifica también lo que es crear en la adversidad. Estamos muy contentos de haber estrenado esta música maravillosa acá en Santiago”, sostuvo Andrés Bahamondes, tras el concierto que convocó a más de trescientas personas.


Para Marta Alvarado, una de las asistentes a la jornada, la composición que considera diez temas, “me pareció una obra maravillosa que, además, me llegó a lo más profundo del corazón, porque yo vibré con la Unidad Popular. Mi familia fue reprimida y también viví en Punta Arenas cuando era niña. Ojalá que la muestren en muchas partes más, porque creo que es necesario para la memoria de este país”, resaltó.


La Cantata Nuestra Madre Grande se presentará el próximo viernes 26 de abril, a las 19.00 horas, en la explanada del Museo de la Memoria, en Santiago. Mientras que el 2 de mayo lo hará en el ex Congreso Nacional.

Comentarios


bottom of page